EN BUSCA DE LOS ORÍGENES DEL HOMBRE

 

EL HOMBRE DE NEANDERTAL

 

Cráneo de La Chapelle-aux-Saints, uno de los cráneos de Neandertal mejor conservados.    Fueron los fósiles encontrados en la "Feldhofer Grotte", una cueva situada en el valle del río Neander, cerca de Dusseldorf (Alemania), los que dieron nombre a esta especie de la que después se han encontrado tantos restos por toda Europa. De hecho "Neander-thal" significa valle del río Neander. Hoy en español se ha generalizado escribirlo sin "h": Neandertal en vez de Neanderthal.

Esta es la calota encontrada en 1856 en la cueva de Feldhofer en el valle del Neander y se convirtió en el especimen tipo de la especie.    Aquellos restos fueron catalogados por el anatomista William King como Homo Neanderthalensis y eran varios: unas costillas, una escápula, parte del hueso ilíaco, dos fémures y una calota, etc. Fueron hallados ya en 1856, antes incluso de la aparición de la obra, El origen de las especies, de Darwin, que fue publicada en 1859. En efecto, estos fósiles dieron el nombre a la especie, pero no fueron los primeros en aparecer porque ya en 1829 en Bélgica se había encontrado el cráneo de un niño de dos años y medio y en 1848 en Gibraltar fueron hallados restos fósiles que después se vio pertenecían al Neandertal y de los cuales no se tenía explicación o se daban explicaciones pintorescas.

Cráneo de La Chapelle-aux-Saints, vista semilateralCráneo de La Chapelle-aux-Saints, vista lateralCráneo de La Chapelle-aux-Saints, vista frontal.    La fecha en la que hicieron su aparición, no ya los fósiles, sino los Neandertales es muy confusa. Existen datos no coincidentes, pero seguramente eso suceda porque no fue una irrupción o una oleada masiva, sino que su aparición fue gradual y no en todos los sitios por igual. En cualquier caso aunque no existe unanimidad se baraja una horquilla de entre 350.000 - 230.000 años. Sin embargo, hay algunos antropólogos que consideran que los neandertales no hicieron su aparición hasta hace 150.000 años.

   Tan difícil como determinar la fecha de su aparición es determinar la fecha de su extinción. Parece ser que no hace mucho que se extinguieron, hace tan sólo unos 25.000 ó 30.000 años. Más adelante diremos por qué creemos que se extinguieron. Llegaron a convivir con el Homo Sapiens. No sabemos casi nada de cómo habría sido esa convivencia, aunque cada vez estamos sabiendo muchas más cosas. Se han escrito muchas novelas y se han realizado incluso algunas películas que intentan dar distintas visiones posibles de esa "conviencia". En algunas de ellas se acierta a describir cómo eran los neandertales. Estos, cada vez más, ya no se presentan  como unos hombres brutales o simiescos aunque sí eran muy robustos, muy fuertes y corpulentos. Medirían alrededor de 1,60 o 1,70 m. Y si eran así es porque había una razón adaptativa. La evolución no hace nada en vano.

Arsuaga ve a los neandertales así, muy corpulentos. Pero es muy posible que no tuviese un aspecto tan atlético sino más bien rechoncho, como el de un esquimal.Primera reconstrucción de un hombre de Neandertal de 1888.Arriba en el mapa se aprecian los límites de los hielos permanentes. Obsérvese que el Neandertal llegó hasta Oriente Medio.    Conviene recordar el hábitat en el que vivieron estos hombres. Estamos en plenas glaciaciones, ¿cómo es que lograron colonizar latitudes tan al norte y tan frías? No olvidemos que controlaban el fuego con relativa precisión. Por otra parte también sabemos que su cuerpo había logrado adaptarse al clima frío¿Y qué cuerpo resiste mejor el frío? ¿Qué estructura anatómica ha de tener? Sabemos por la regla de Bergman-Allen que los animales de sangre caliente tienden a ser más voluminosos y a parecerse tanto más a una esfera cuanto más frío sea el clima en el que habiten. Es decir su extremidades tenderán a ser más cortas y ellos menos esbeltos. Otros antropólogos manifiestan que muchas de estas características obedecen más a la deriva genética que supone el aislamiento geográfico que a una adaptación al frío.

Comparación de los esqueletos de un Homo Sapiens, derecha, y un Homo Neanderthalensis, izquierda    Características morfológicas: Sus huesos tenían unas paredes muy gruesas, sus articulaciones son grandes y con unas prominencias que indican que los músculos que allí se insertaban eran muy potentes. Todo ello indica, como ya dijimos, que eran hombres muy corpulentos, y ya mencionamos por qué no podía ser de otra forma. Pero además las proporciones de los brazos y las piernas son diferentes a las nuestras. Sus piernas y sus antebrazos eran más cortos y su caja torácica más alargada en forma de campana. La pelvis era ligeramente prominente y el hueso del pubis es más delgado que el nuestro. En su conjunto eran más anchos que nosotros y no tendrían una cintura tan esbelta.

    Las características craneales también son ostensiblemente diferentes a las nuestras. Si un Neandertal vestido de traje lo viéramos paseando por alguna de nuestras ciudades actuales no pasaría desapercibido. Su neurocráneo es bajo y la frente no es vertical como la del Sapiens, es huidiza, a pesar de todo tienen un gran volumen craneal, en algunos casos mucho mayor que el nuestro. Si la media actual de Homo Sapiens es de 1450 cm3 los Neandertales llegan a tener hasta 1700 cm3. Además la forma del cráneo es característica, tiende a la dolicocefalia y termina en un "moño occipital" y debajo está la fosa suprainíaca. La cara es muy grande y al no tener una frente levantada parece mayor aún. Manifiesta un prognatismo medio facial característico. Es decir, que lo que más sobresale de la cara no son las mandíbulas, sino la zona media de la cara, la zona de la nariz. La apertura nasal es muy grande y también las crestas supraorbitales. Se trata de una arquitectura ósea característica y adaptada para soportar la presión de la fuerte masticación de productos duros o correosos. La mandíbula inferior no tiene mentón y presenta un espacio típico entre la última muela y la rama ascendente de la mandíbula conocido como "espacio retromolar".

    Se ha encontrado el hueso hioides en algunos yacimientos, por ejemplo en el de Kebara en Israel, y no difiere esencialmente del nuestro. Esto ha hecho que surjan ríos de tinta sobre si los neandertales hablaban o no. Anatómicamente sí podía hacerlo según parece. Pero es extraño que no hayamos encontrado en los yacimientos restos simbólicos. Dice Tattersall, un famoso antropólogo, que "tenían una cultura esencialmente libre de símbolos", lo cual quiere decir que les faltaría la capacidad intelectiva para interpretar simbólica y lingüísticamente el mundo que les rodeaba. En cambio, el Homo Sapiens es el creador de pinturas rupestres, de símbolos lingüísticos y no de meros iconos. Todo ello enseguida nos muestra que el Sapiens sí tenía capacidad de abstracción e interpretación simbólica y lingüística. Hay quien  mantiene que lo más cercano a la abstracción y al simbolismo al que llegaron los Neandertales fueron los enterramientos que practicaron. Si enterraban a sus muertos, dicen algunos paleoantropólogos, es porque es posible que supusiesen un vida futura o un más allá. Pero no está tan claro. Sí parecían, en efecto, manifestar un gusto estético, reunían conchas, echaban flores a los muertos, etc. pero esos hechos no tienen por qué interpretarse de manera simbólica. Es más, cabe hacer una interpretación más simple, más sencilla, más etic y más materialista: enterraban a sus muertos porque los muertos huelen. Atribuir simbolismo a los enterramientos es deducir demasiado. Es posible incluso que los primeros enterramientos sean no de hombres, sino de osos, o de cabezas de osos y esto sí que es posible interpretarlo desde un punto de vista numinoso o religioso.

Reconstrucción de un Neandertal.Radiografía crenal de un NeandertalComparación entre los cráneos de un Neandertal (izquierda) y un Cromagnon (derecha).    Y ahora una curiosidad como la de Caperucita, ¿por qué los neandertales tenían  una nariz tan grande y ancha?     La mayoría de antropólogos mantienen que es una adaptación al clima frío propio de las épocas glaciales en las que vivió. De ese modo una nariz grande con una gran superficie y llena de capilares sanguíneos servía para calentar el aire frío y seco antes de ser inhalado. Sin embargo, esto no nos parece una buena explicación porque entonces los esquimales actuales, bien adaptados al frío polar, también tenían que tener una narices grandes y no es así, sino que más bien es todo lo contrario, los esquimales son chatos. Y además, cuanto más larga y grande tuviesen la nariz más posibilidades tendrían de que se les congelase. Es más, al menos la anchura de la nariz es más propia de las razas de climas cálidos. Las razas negroides tienen la nariz muy ancha. Su anchura o su tamaño no parece que esté directamente relacionada con el clima, sino más bien con la necesidad de oxigenar un cuerpo tan grande.     

Es erróneo considerar al Neandertal como un ser simiesco.La filogénesis de los neandertales es menos discutida que la de otras especies. Parece haber casi unanimidad en considerar que el Neandertal es un hombre que evolucionó en Europa a partir del Heidelbergensis. Lo que no está tan claro es cuándo se produjo la escisión o la separación entre el Heidelbergensis y el Neandertal. A partir de los restos paleoantropológicos, la mandíbula de Mauer, el cráneo de Arago, etc., parece que la especiación tuvo que producirse hace aproximadamente 550.000 años. Esta cifra aunque no coincide exactamente sí se acerca a la estimada a partir de los estudios genéticos realizados a partir del material genético extraído de huesos de neandertal. Ha sido hace poco, en 1997 cuando Svante Páábo y Mark Stoneking extrajeron por primera vez ADN de un humero de Neandertal. Comparándolo con el ADN de varias poblaciones del hombre actual llegaron a la conclusión de que la separación se habría producido hace aproximadamente 670.000 años. Además, hoy, cada vez, más los expertos se inclinan por considerar que sí hubo intercambio genético entre el hombre de Neandertal y el Homo Sapiens actual. Parece ser que en torno a un cuatro por ciento de nuestro genes proceden de los cruces que hubo entre unos y otros. En cualquier caso no por eso podemos decir que el Homo Sapiens provenga del Neandertal y por tanto es incorrecta la expresión: "Homo Sapiens Neanderthalensis". Se trata de especies distintas. No obstante, se sigue estudiando ese flujo genético, y es posible quizá que hubiese habido más flujo de gener del Sapiens hacia los Neandertales que de los Neandertales hacia los Sapiens. Pero fuese como fuese ese intercambio genético nunca superaría seguramente el 5 %. Neandertales y Sapiens son dos especies que proceden de líneas filogenéticamente diferentes. El Neandertal procede del Heidelbergensis y éste del Antecesor y éste del Ergaster. Mientras que el Homo Sapiens procede de otra línea evolutiva diferente a partir seguramente del Ergaster y la escisión entre Sapiens y Ergaster se produjo entre hace millón y medio o dos millones de años. Este es entonces el tiempo que nuestra línea evolutiva lleva separada de la de los neandertales.

Hueso de un Neandertal del que se ha extraído ADN para la investigación filogenética.     Claro que la pregunta clave sigue siendo la que sigue: si son especies distintas, ¿cuánto de distintas? ¿Fue posible la hibridación o el intercambio genético entre las dos especies diferentes cuando se volvieron a encontrar en Europa después de millones de años de evolución separada? ¿Habían llegado a ser dos especies totalmente diferentes en las que no cabía el intercambio genético porque sus cruces serían inviables? Hemos de ser prudentes porque todavía todo está muy confuso. Estamos viviendo una época en la que se está dando demasiada importancia a la genética. Pero resulta que la genética no lo explica todo. Porque de la anatomía podemos pasar a la genética, pero al revés (¿todavía?) no. Podemos pasar del todo a la parte, pero no conocemos el mecanismo causal que explique cómo de una parte, un gen, unos genes, un cromosoma, se forma el todo, es decir, cómo se produce la morfogénesis. Cómo a partir del material genético se forman los órganos. Es necesario diferenciar entre un nivel macromolecular o, podríamos decir, molar, y un nivel molecular, y del primero al segundo se puede pasar pero no del segundo al primero. Pongamos un ejemplo: si se sufre la enfermedad de la diabetes es, diría un genetista, porque se tiene un gen deletéreo que causa dicha enfermedad. Pero se olvida una cuestión fundamental, a saber, que hemos hecho la correspondencia entre el enfermedad y el gen porque previamente hemos conocido la enfermedad. Si hemos localizado el gen de la diabetes es porque antes hemos conocido la diabetes. Pero eso es hacer una simple correspondencia, no se conoce el mecanismo causal. Pues ocurre lo mismo en el problema que nos ocupa. La trampa está en pensar que una vez secuenciado el genoma del neandertal (nivel molecular) ya se pueden reconstruir las características del propio neandertal (nivel molar) y por tanto se puede diferenciar del hombre moderno.

    En conclusión, seamos prudentes con las nuevas noticias, la mayoría de ellas gremialistas, que ahora mantienen que sí hubo hibridación entre neandertales y sapiens. En primer lugar porque no hace mucho se decía lo contrario. Y en segundo lugar, porque no somos partidarios de un reduccionismo tan marcado. De la misma manera que la medicina no se puede reducir a la genética, cuando te partes una pierna no sería conveniente que te hiciesen un estudio genético sino una radiografía, así tampoco la paleoantropología se puede reducir a la paleogenética. La paleoantropología no debe dejarse dirigir por la genética. Es indudable que la paleogenética ha de traernos muchos nuevos avances. Cuando hayamos secuenciado todo el genoma neandertal, cosa que algunos genetistas dudan, podremos saber muchas cosas, pero no lo podremos saber todo. Podremos saber, sí, qué genes han tenido mayor presión selectiva en los últimos 500.000 años, pero de ahí a dilucidar cómo eran de diferentes los neandertales de nosotros o cuánto tenemos nosotros de neandertales hay un gran trecho. Esto es como encontrar los fragmentos de un jarrón demasiado deteriorados y querer conocer la forma de jarrón a partir de ellos. En cualquier caso los últimos estudios paleogenéticos apuntan a que sí hubo una hibridación, es decir que el homo sapiens actual, es decir, nosotros, sí tenemos genes que fueron propios o exclusivos de los neandertales. Pero esta hibridación es muy escasa, no llega al 4 %. Y esto se demuestra porque ese 4 % no está presente en las poblaciones de africanos actuales. Eso se puede interpretar de la siguiente manera. Que la hibridación fue temprana, nada más salir el hombre actual de África, quizá ya en las zonas caucásicas y que después se extendió por toda eurasia, por todas las zonas que se extendió el homo sapiens. Es posible, pero sólo es un conjetura.

 

    ¿Por qué se extinguieron?  Realmente no lo sabemos, pero se barajan varias hipótesis. Se pueden resumir en dos:

  1. Por falta de adaptación a un clima tan hostil con hielos perpetuos en media Europa. Los cambios climáticos sobrevenidos por las glaciaciones produjeron cambios ecológicos que les hacía imposible la supervivencia. No existen restos de asentamientos neandertales más arriba del paralelo 49, en Rusia, por ejemplo.

  2. También pudieron desaparecer por la presión que supuso la venida del Homo Sapiens de África que estaba mucho más avanzado y, por tanto, podía competir con el Neandertal desde una cierta superioridad lingüística, técnica e intelectual. Lo que no sabemos es si esa competencia supuso una lucha directa hasta llegar a la extinción, o fue una simple presión ecológica y una competencia por los recursos.

    Estas son las dos hipótesis que más se discuten y desde las que se pretende dar explicación a la desaparición del hombre de Neandertal. En cualquier caso, el tiempo que sobrevivió la especie Neandertal no fue poco, resistió los cambios de un clima hostil unos 200.000 años, mientras que nosotros, los Sapiens, con un clima templado, sólo llevamos de 125.000 a 150.000 años. Por eso la primera hipótesis no parece que explique su desaparición porque si se sostiene que estaban adaptados al frío, no se puede mantener después que se extinguieron por causas climáticas. Es mucho más probable que fuese el Homo Sapiens el que causase directa o indirectamente su desaparición. El hombre moderno venía con una técnica en términos más generales más avanzada: el vestido, el fuego, la caza, la industria lítica, pero también, por qué no, una natalidad más alta, etc. todo ello explicaría por qué el homo sapiens no se extinguió y sí lo hizo el Neandertal. Sin embargo, algunos estudios manifiestan que técnicamente su industria lítica no es inferior a la del Sapiens, no eran menos hábiles que éste, también dominaban el fuego y el frío no les asustaba. No eran inferiores para la caza, posiblemente también hablasen. Entonces, ¿qué les falló? Algunos antropólogos manifiestan que su principal problema era el número. Eran pocos o procreaban poco, por eso desaparecieron. Y ¿cómo se sabe eso? Por los últimos estudios de paleogenética, sabemos que genes de los neandertales tenían menos variaciones que los de los sapiens, eso quiere decir que eran un grupo más reducido y que los genes deletéreos (que conllevan enfermedades mortales) se podrían acumular más fácilmente.

 

 

LA CULTURA MUSTERIENSE O MODO TÉCNICO III

Recreación de una escena de acecho para la caza de unos Neandertales.Puntas musterienses obtenidas según el método Levallois.Raspador musteriense obtenido según el método Levallois.Industria musteriense, reproducción del astillado según el método Levallois     La cultura lítica de los neandertales se la conoce como Musteriense o Modo Técnico III. Y se caracteriza, como vemos en la primera imagen de la derecha, por la preparación del núcleo, del que después con un golpe preciso y atinado se separa una lasca según una figura o funcionalidad predeterminada de forma anticipada. A este método o forma de tallar la piedra se le conoce como Método Levallois e implica cierto grado de abstracción porque el tallista tiene que anticipar en el núcleo la pieza que quiere sacar. El musteriense es propio de los neandertales pero también se han encontrado yacimientos en Israel en los que esta industria se asocia al H. Sapiens.

Recreación de un campamento neandertal    Conservamos muchos restos y por eso sabemos que eran hábiles cazadores y recolectores pero seguramente también carroñeros oportunistas. Se servían de una amplia variedad de útiles de piedra. Las herramientas que utilizaron eran técnicamente más avanzadas que las que utilizaron los Heidelbergensis los cuales todavía usaban el Modo técnico II o Acheulense. Ahora bien, el paso de una cultura a otra no está nada claro ni cuándo ocurrió ni cómo se produjo. La industria achelense desapareció hace 200.000 ó 250.000 años y empieza a ser sustituida con bastante rapidez por la musteriense. El hacha bifaz empieza a ser sustituido por el núcleo preparado de donde se van extrayendo las herramientas líticas. Es curioso pero esta nueva industria lítica no se desarrolló ni avanzó nunca, los Neandertales eran, como vemos, poco innovadores. El presupuesto para I+D+I es escaso ya desde el paleolítico.

Es posible que las lanzas no las usasen para lanzarlas contra el animal, sino para clavarlas en él empujando o esperando su embestida.Quizá las lanzas no las usaban para lanzarlas contra la presa, por eso sus huesos presentan tantas fracturas y golpes.Neandertales cazando un Mamut. Seguramente no eran mamuts lo que más cazaban.    Siempre se ha dicho de los neandertales fueron hábiles cazadores. Es posible que se llegue a esa conclusión porque nos los imaginamos cazando mamuts, bisontes y otros animales de la megafauna paleolítica. Sin embargo, pagaban sin duda un alto precio por ello. Es considerable el número de fracturas y golpes que han quedado reflejados en sus huesos. Algunos antropólogos mantienen que es posible incluso que no utilizasen las lanzas como arma arrojadiza, sino que cazasen con ellas empujándolas directamente contra el animal o esperando su embestida. Por eso sus lanzas era robustas, como ellos, porque no estaban destinadas a ser arrojadas, sino a esperar la embestida del animal lo que conllevaba el peligro de su embestida para el cazador. Otra hipótesis es que no fabricasen lanzas para arrojarlas porque su brazo no estuviese adaptado para hacerlo. Es posible que su brazo no pudiese llevar a cabo el giro necesario para arrojar con fuerza una lanza desde la distancia.

    La industria lítica posterior al Musteriense es el Auriñaciense (Modo Técnico IV). Esta aparece aproximadamente hace unos 38.000 ó 40.000 años. Pero no en todos los sitios aparece en la misma época. Porque existen lugares de la Península Ibérica que es sustituida mucho más tarde, hace unos 28.000 años. Es muy posible que fuese introducida en Europa por las primeras oleadas de Homo Sapiens que provenientes de África se extienden por toda Eurasia. A partir de hace 30.000 años el Musteriense empieza a disminuir y a ser sustituido por el Auriñaciense. En ciertos sitios ocurre que el Auriñaciense se solapa con una cultura intermedia conocida como Chatelperroniense que no se sabe a quien atribuir si al Homo Sapiens, si al Neandertal. Algunos antropólogos consideran que esta puede ser una cultura propia de los Neandertales que imitan o copian la cultura Auriñaciense de los Sapiens y logran un resultado intermedio.

Enterramiento Neandertal.    Algunos antropólogos insisten en destacar su cultura funeraria presente en varios yacimientos. Es muy posible, dicen, que los neandertales tuviesen alguna creencia en la vida del más allá pues tenemos constancia de varios enterramientos de niños y adultos, algunos en postura fetal y en ocasiones junto a los cuerpos se han hallados bifaces o herramientas líticas o incluso restos de haberles echado flores. Es cierto, pero de ahí a pensar que esos enterramientos tienen un carácter simbólico y que los neandertales creían en un más allá es demasiado.

    Ya otros humanos utilizaron el fuego, los Erectus por ejemplo, pero fueron los neandertales los que por primera vez hicieron de él un uso sistemático y continuo. ¿Cómo si no iban  a colonizar y extenderse por tierras tan al norte y con un clima tan frío?

ALGUNOS FÓSILES SIGNIFICATIVOS

 

Para un catálogo más completo visita este enlace

Cráneo de Amud.

Cráneo de la cueva de Amud, Israel.CRÁNEO DE AMUD 1 (Israel): Se trata de un cráneo con una antigüedad de unos 50.000 a 60.000 años y unas características especiales, pues tiene un volumen craneal muy superior al homo sapiens: 1740 cm3, la mayor encontrada en un homínido. Eso no quiere decir que los neandertales fuesen más inteligentes que nosotros. Ni siquiera quiere decir que su índice de encefalización fuese superior al nuestro. Recordemos que el tamaño del cerebro guarda una relación alométrica con el tamaño del cuerpo. De hecho se ha estimado por otros restos óseos encontrados del mismo individuo que mediría aproximadamente 1,8 m. de estatura. En este mismo yacimiento se han encontrado restos de un niño conocido como Amud 7 que se presenta con signos de haber sido enterrado.

Cráneo hallado en la cueva de Shanidar, IrakCráneo hallado en la cueva de Shanidar, IrakCráneo hallado en la cueva de Shanidar, IrakCráneo hallado en la cueva de Shanidar, IrakCráneo hallado en la cueva de Shanidar, IrakCráneo hallado en la cueva de Shanidar, IrakSHANIDAR (Irak): Cueva en la que se han encontrado muchos restos, siete adultos y un niño. Pero las excavaciones no parece que hayan sido realizadas en algunos aspectos con mucho rigor científico. Los restos tienen una antigüedad de unos 50.000 años y son famosos sobre todo porque fueron enterrados siguiendo algún rito funerario. Se han encontrado restos de flores (polen) de vivos colores. ¿Si eso es así debemos entender que los Neandertales ya tenían conciencia de un más allá o de una vida después de la muerte?

Herramientas musterienses halladas en la cueva de Shanidar, Irak Cráneo 2 de la cueva de Shanidar Irak 

Cráneos 1 y 2 de Saccopastore, Italia.Cráneo de Saccopastore, Italia.Cráneo de Saccopastore, Italia.SACCOPASTORE (Italia): Yacimiento cercano a Roma y en él se ha encontrado un cráneo que perteneció a una mujer adulta. Tiene una antigüedad de entre 127.000 y 115.000 años.  Tiene las características de un neandertal primitivo, le falta el "moño occipital", pero el resto de características son típicas de los Neandertales. Estaba asociado a la industria musteriense, también típica de los Neandertales.
Cráneo C hallado en Krapina, Croacia. No hemos podido autentificar la fotografía pero estamos casi seguros de que pertenece al cráneo mencionado.

Cráneo hallado en la cueva de Krapina, CroaciaMandíbula hallada en la cueva de Krapina, CroaciaKRAPINA (Croacia): En la cueva de Krapina, Croacia, se han hallado diversos restos de neandertales. De entre ellos el cráneo más completo que se ha podido reconstruir es el cráneo conocido como Krapina C. que se corresponde con un cráneo de una mujer adulta. Los restos fueron extraídos entre 1899 y 1905. Los neandertales de Krapina tienen rasgos característicos, tienen la frente ligeramente más alta, las caras más grandes, los cráneos son más anchos, etc. Además parecen haber sido canibalizados pues presentan marcas que así lo atestiguan. Junto a ellos se han encontrado instrumentos de industria Musteriense.

Restos óseos hallados en la cueva de Krapina, Croacia. Calota E. Restos óseos hallados en la cueva de Krapina, Croacia. Fémur 217 Restos óseos hallados en la cueva de Krapina, Croacia. Mandíbula D. Restos óseos hallados en la cueva de Krapina, Croacia. Mandíbula E. Restos óseos hallados en la cueva de Krapina, Croacia. Mandíbula G Restos óseos hallados en la cueva de Krapina, Croacia. Mandíbula H

Restos hallados en TESHIK-TASH (Uzbekistán)Restos hallados en TESHIK-TASH (Uzbekistán)Restos hallados en TESHIK-TASH (Uzbekistán)TESHIK-TASH (Uzbekistán): En la cueva de Teshik-Tash en Uzbekistán se ha encontrado parte del esqueleto de un niño de unos 9 ó 10 años. Si nos fijamos en el mapa del enlace anterior son los restos de neandertal más oriental que se conoce.

    Tiene una edad aproximada de unos 70.000 años. Tiene un cráneo alargado, la frente huidiza, la cara grande, sin mentón y prognatismo medio facial, rasgos típicos de los Neandertales. El esqueleto muestra signos no confirmados de haber sido enterrado porque alrededor de su cadáver se encontraron 12 cuernos de cabra siberiana y restos de una fogata. Existen varias interpretaciones de este hecho, pero, en cualquier caso, parece incontrovertible que este Neandertal dependía para subsistir en una región tan agreste y difícil, del ibex o cabra siberiana, porque también se encontraron más restos de este animal por toda la cueva.

Esqueleto de KebaraHueso hiodes hallado en el monte Carmelo, Isrrael.Cueva de KebaraKEBARA (Israel):  En la cueva de israelí de Kebara se han hallado los restos de un varón de entre 25 y 35 años , con una estatura de 1,70 m., mayor que los neandertales europeos, y bautizado como Moshe, por Moshe Stekelis, su descubridor. Fue hallado en 1983 en el Monte Carmelo en Israel. Tiene una antigüedad de 60.000 años. Es de uno de los esqueletos más completos hallados de Neandertal aunque no tiene cráneo, sólo mandíbula inferior. Le falta también la pierna derecha y los dos pies pero sin embargo se conserva el hueso hioides. Este hueso, esencial para determinar si el Neandertal podría hablar o no, es igual que el del hombre actual, así que es muy posible que aquel hablase. Junto a él se han hallado muchos instrumentos de piedra que se han clasificado como pertenecientes a una variedad del musteriense, el musteriense realizado por el método Levallois.

Cráneo de TabunRestos hallados en TebunTABUN (Israel): En Tabun se han encontrado varios restos, un esqueleto parcial una mandíbula,  un fragmento de radio y un muñeca. Ninguno de más de 77.000 años.
EJERCICIO 37º: UN EJERCICIO MÚLTIPLE PARA REPASAR, INVESTIGAR Y DIVERTIRSE CON LOS NEANDERTALES.

 

<<< // >>>