EN BUSCA DE LOS ORÍGENES DEL HOMBRE

 

LA EXPANSIÓN DEL HOMO SAPIENS

LAS PRUEBAS MIGRATORIAS: LOS FÓSILES

 

Expansión del Homo Sapiens moderno por el mundo.    Ya hemos repetido hasta la saciedad dónde y cuándo aparece el Homo Sapiens. Sin embargo, no sabemos muy bien cómo apareció. Los restos fósiles de esta época son realmente muy escasos, pero tuvieron que ser los ascendientes del H. Antecesor que habían quedado en África, o los del Ergaster, los que tuvieron que derivar de alguna manera en el Homo Sapiens Arcaico primero y después, en torno a hace unos 200.000 años, en el hombre moderno.

   Hace unos 100.000 es muy probable que ese hombre moderno ya se hubiese extendido por todo el continente africano y a partir de esas fechas comenzase su éxodo por Oriente Próximo porque se han hallado restos de hace 100.000 de Homo Sapiens en Israel como veremos. Todos estos restos fósiles presentan características humanas modernas, principalmente capacidades craneales ligeramente mayores y, sobre todo, un cráneo diferente, un neurocráneo menos robusto, más redondeado y abombado, con un lóbulo frontal más desarrollado, una frente mucho más vertical y un menor prognatismo de la cara. Además, asociado a él, aparece una nueva cultura, nuevas herramientas de hueso y asta y una más desarrollada industria lítica, el Auriñaciense. Es muy probable que sea la conjunción de todas estas cosas lo que hará que cuando se expanda por el resto de continentes termine desplazando a los otros humanos que estaban allí, como el Erectus en Asia y los Neandertales en Europa. En Europa hace unos 40.000 años se aprecia una brusca sustitución de la cultura musteriense, propia de los Neandertales, por la Auriñaciense que era la que traían los Sapiens. Pero la expansión por Europa no fue la más temprana. Obsérvese el mapa.

<<<